Cultura

Magnetoscopio musical

Gorillaz surgió hace 20 años como un proyecto secundario de Damon Albarn, pero hoy ocupa buena parte de su actividad creativa, mientras el futuro de Blur se vuelve incierto.

-

Por: Juan Venegas

¿Cómo definir la personalidad de Damon Albarn? Es difícil porque su carrera ha mostrado mil caras. La historia empezó en 1988, cuando formó Blur, junto al guitarrista Graham Coxon, el bajista Alex James y el baterista Dave Rowntree, pero desde siempre fue inquieto y se internó en otras aventuras, siendo Gorillaz una de las más trascendentes.

El nuevo álbum de esta última banda se llama Humanz y refiere al mundo de la post-verdad, con conceptos apocalípticos y personajes como Donald Trump. Posee marcados aires R&B y de soul, aparte de una larga lista de colaboradores, entre ellos la veterana Carly Simon, que brilla en Ticker Tape.

Es un disco activo y dinámico, a diferencia de su trabajo solista Everyday Robots (2014) y del regreso de Blur de 2015, The Magic Whip, que fueron producciones más bien atmosféricas y reflexivas. Hay mucho de diseño, construcción, deconstrucción y edición musical, que alcanzan un estatus tan relevante como las canciones mismas. El resultado rebosa de géneros y voces distintas. Su sonido recuerda a The Fall por sus evocaciones nocturnas, muy distinto al soleado optimismo de Plastic Beach y la densidad conceptual de Demon Days.

Con 49 años, Albarn es uno de los artistas más prolíficos de la actualidad, siendo capaz de adoptar con extrema soltura diversas reencarnaciones. Entre sus futuras apuestas figura un musical basado en La Epopeya de Sundiata, poema del pueblo mandinga que relata la historia del héroe Sundiata Keita. También existen conversaciones con el legendario productor Tony Visconti para trabajar en un proyecto que incluiría a Paul Simonon de The Clash (con quien ya ha colaborado).

Todo esto mientras Blur se toma una pausa, luego de que el baterista Rowntree fuera elegido para el Consejo del condado de Norfolk por el Partido Laborista. A continuación, algunas pistas para descifrar el enigma de Albarn...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.

Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando