Cultura

Alicia Scherson, cine en su casa

La directora y guionista chilena rodó su cuarto largometraje en su propio domicilio del barrio Yungay. Tras pasar por Sundance y Rotterdam, ahora trabaja en una nueva adaptación de Bolaño: El Tercer Reich.

-

Por: Pablo Marín
Fotos: Alejandro Barruel

El set de rodaje de la mayoría de las escenas de la película Vida de familia no fue otro que el domicilio particular de Alicia Scherson, codirectora junto a Cristián Jiménez de este filme basado en un relato de Alejandro Zambra. En medio de un pasaje del barrio Yungay declarado zona típica –un cité con jardineras, baldosas blanquinegras y palmeras frondosas– está la casa de dos pisos y una azotea que es presencia y personaje en la película. Y que es también el lugar donde Scherson (Santiago, 1974) recibe a Capital.
En un ámbito como el chileno, donde las adaptaciones de obras literarias distan de ser la norma, tanto Scherson como Jiménez, que además son amigos y viejos conocidos, han ido contra la corriente: este último ya había adaptado a Zambra en Bonsái, y la directora de Play y Turistas materializó no sin grandes esfuerzos el primer largo basado en un texto de Roberto Bolaño (El futuro, 2013, coproducción hispano-ítalo-alemana-chilena basada en Una novelita lumpen). Y va a seguir con Bolaño.

Por estos días, la cineasta y académica escribe el guion de una película que no se apura en tener nombre. Se basa en El Tercer Reich, la undécima novela del chileno y la segunda que le publicaron póstumamente. La obra se ambienta en Cataluña, pero podría ser que la película esté más centrada en Chile.

-Tanto tú como Cristián Jiménez están cultivando algo que gente como Silvio Caiozzi lleva años reclamando: la adaptación de escritores chilenos. Sin ser precisamente caiozziana, ¿te atrae ir a relatos ya existentes?

-Aun si antes de adaptar ya habíamos escrito nuestros propios guiones, a Jiménez y a mí nos gusta escribir, pero también nos gusta leer. Somos buenos lectores. A mí me gusta escribir mis guiones, pero con El futuro hubo una especie de obsesión particular. No hubo una decisión del tipo, “hay que adaptar”. Tampoco es que yo esté leyendo literatura como quien busca adaptaciones. Para nada. Pero en este caso queríamos una historia que ocurriera en una casa: ése era el pie forzado y la íbamos a escribir nosotros. Pero justo en ese tiempo leí Mis documentos, que incluía el cuento Vida de familia. La historia me pareció perfecta. Ese relato, en particular, es muy cinematográfico.

-Entonces, esto no tiene que ver con el “me ahorro escribir”…

-No, pero yo estoy de acuerdo que hay que tratar de hacerlo, de escribir. En Chile hay una escuela muy francesa, del cineasta de autor: a diferencia de los gringos, que establecen una separación y te dicen “búscate un guionista”, acá se empuja mucho a nivel de tendencia que si tú eres un cineasta, eres un autor. Yo lo veo en los alumnos, que quieren escribir sus propias historias, lo que me parece súper bien: hay que pasar por eso. Pero hay que tener ojo con los cuentos y las novelas: es un material que está ahí y que es entretenido. Yo ahora estoy trabajando en otra adaptación, que es otra novela de Bolaño: es potente, es más gorda.

-¿Por qué elegiste a Bolaño (la primera y la segunda vez)?

-El encuentro con Una novelita lumpen se me dio siendo una lectora de Bolaño. Nunca se me había pasado por la cabeza hacer una película con ningún otro de sus libros, porque no me parece que sean para hacer películas, pero me encontré la Novelita y me reconocí mucho en esa voz. Empecé sin productor, googleando “derechos de Bolaño”, haciendo las cosas por la libre. Lo que pasó después es que una se mete en el universo bolañano: te metes como detective, a ver todo lo que hace, lo que escribe, y ahí me encontré con El Tercer Reich, que me enganchó mucho y que también tiene personajes que resuenan unos en otros. Empezar con otro Bolaño tiene que ver con una conversación: no es que esté obsesionada con él, pero creo que una novela conversa con la otra...

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.

Comparte este artículo:
  • Cargando