Cultura

El hombre maravilla

El próximo 10 de diciembre, Stevie Wonder, uno de los artistas más influyentes de la música popular de los últimos 50 años, se presenta por primera vez en Chile. Ningún melómano debería perdérselo. Acá explicamos por qué.

-

Stevie Wonder

Desde muy temprana edad, y a pesar de la ceguera que padecía, Stevie Wonder, uno de los íconos más venerados de la música norteamericana, destacó por el brillo de su voz y la positiva esencia de sus creaciones. A lo largo de su extensa carrera, que ya supera los 50 años, Wonder ha demostrado un voraz apetito por la innovación sonora, evitando ser encasillado en un determinado estilo. Sus composiciones son producto de la mezcla de soul, funk, rock and roll, jazz, reggae, de la música africana y del pop tradicional. Con un registro vocal amplio y poderoso, el autor de I Believe (When I Fall in Love It Will Be Forever) ha patentado un timbre inconfundible y una presencia artística superior, sólo comparable a la de figuras como Marvin Gaye, Otis Redding y Ray Charles.

En los años 70, fue uno de los mentores del recambio del género R&B, explorando las posibilidades que entregaban los sintetizadores digitales e incorporando un complejo abanico de texturas vocales e instrumentales, que finalmente se transformarían en su marca registrada.

Con 63 años, el artista nacido en Saginaw, Michigan, posee una extensa discografía que incluye 23 discos de estudio y 98 singles, con los que ha conseguido 25 galardones en los Grammys y ha vendido más de cien millones de copias en el mundo.
En Chile, Wonder se presentará acompañado de una orquesta de 17 músicos, en un show que promete revisar clásicos como Isn’t She Lovely, Higher Ground, For Once in my Life, My Cherie Amour, Uptight y Superstition. A continuación, reseñamos los cinco hitos más importantes de la discografía del cantante norteamericano como una sinopsis de lo que veremos el próximo 10 de diciembre en el Movistar Arena.

Innervisions (1973)

En medio de las tensiones sociales de comienzos de los 70, Stevie Wonder produce uno de los trabajos musicales más relevantes de su carrera. Es un set de canciones que encara con franqueza tópicos contingentes, como la adicción a las drogas, la espiritualidad, la ética política y el fracaso del sueño de los 60, enmarcado en un sonido funk lacerante y crudo. La capacidad narrativa de Wonder queda en evidencia en temas como Living for the City y Too High, convirtiendo a Innervisions en un verdadero documento de la problemática de los derechos civiles en EE.UU. en una época convulsionada.

Songs in the Key of Life (1976)

Probablemente el esfuerzo musical más ambicioso de Stevie Wonder. Un álbum doble con influencias del jazz experimental, mezclado de manera brillante con luminosos arreglos pop como en el hit Sir Duke, un tributo a la figura de Duke Ellington. Los afilados arreglos de bronces y coros, sumados al denso sonido de los teclados, son el plató perfecto para remarcar la increíble fuerza interpretativa de Wonder. En esta placa, el cantante norteamericano sienta las bases de la balada romántica R&B, vigentes –y no superadas, hay que decir– hasta nuestros días.

Music of my Mind (1972)

Este larga duración es el fruto de los años de su aprendizaje musical en el sello Motown. Aquí Stevie Wonder demuestra toda su sagacidad artística, como productor, ingeniero y multi instrumentista. Es el primer disco en el que asume la dirección total del proyecto, generando el concepto de “hombre orquesta”, capaz de traducir los sonidos dentro de su cerebro a construcciones musicales reales, complejas y profundamente emocionales. Es también el primer trabajo en el que introduce los sintetizadores Moog, que añaden una nueva y poderosa dimensión a su estilo.

Talking Book (1972)

Tras la edición de Music of my Mind, Wonder continuó expandiendo sus horizontes como compositor y músico. Ésta es una enérgica declaración artística, donde coexisten las canciones de corte social con las románticas. Los arreglos apuntan hacia la electrónica descarnada, ya sean teclados o guitarras, combinados con un sobresaliente desempeño vocal. Un álbum colorido y pujante, en el que se divisa con claridad la necesidad del músico de establecer su propio sello creativo, alejándose de los estándares establecidos por el sello Motown en los 60. Destacan temas como You Are the Sunshine of My Life y la increíble balada You and I. Sin embargo, el mayor éxito del disco es Superstition, un single que se convierte instantáneamente en uno de los emblemas del funk.

Fulfillingness’ First Finale (1974)

Tras la edición de la crónica social de Innervisions, lanza Fulfillingness’ First Finale, en el que vuelve a enfocarse en tópicos más personales. La carátula del disco muestra imágenes de distintas etapas de su vida, representadas como un largo viaje a través de un teclado, que alberga espacios claros y oscuros. Es una invitación al evento de clausura de sus primeros capítulos como artista. Un álbum cálido y templado, que destaca por su intensa carga emocional y los refinados arreglos orquestales. Para los coros, Wonder contó con la participación de figuras del calibre de Paul Anka, Deniece Williams y The Jackson 5 (incluido Michael Jackson). •••

Comparte este artículo:
  • Cargando