Cultura

Dos mujeres de peso

Anna Calvi y Hope Sandoval no necesitan bailar “twerking” ni aparecer montadas en una bola de demolición para consolidar sus carreras. Calvi, revelación de la música inglesa del 2011, y Sandoval, una de las musas del dream pop, reaparecen con One Breath y Seasons of your day, dos álbumes de excelente factura.

-

Anna Calvi y Hope Sandoval

Durante los últimos diez años, la industria musical se ha empeñado en promover una imagen hiper sexualizada de las figuras femeninas del pop. La lista de cantantes que han optado por este camino es bastante larga, y en ella encontramos gran parte de los nombres que ocupan y han ocupado los primeros lugares en los rankings de popularidad. Desde Britney Spears, Christina Aguilera, Shakira, Pink, Nelly Furtado, Lady Gaga, Rihanna, hasta Selena Gomez y Miley Cyrus, todas ellas, se han visto “obligadas”, por productores y sellos discográficos ávidos de ingresos, a explotar no tan sólo sus talentos musicales, sino también, y a veces de manera absurda, sus atractivos físicos.

Afortunadamente, siguen existiendo mujeres en la música, ajenas a estas presiones de la industria, que optan por desarrollar sus carreras de manera independiente, enfocadas en sus capacidades creativas más que en un afán de conquistar al público con un exhibicionismo gratuito. Es el caso de la cantante y compositora Anna Calvi, revelación de la música inglesa en 2011, y el de la ya mítica californiana Hope Sandoval, quienes más allá de su indiscutible belleza, han prevalecido por una producción y un estilo musical superlativo y contundente.

A pesar de pertenecer a generaciones diferentes –Calvi tiene 33 años y Sandoval 45–, en ellas encontramos una serie de elementos comunes. Ambas cultivan una estética de misterio y oscuridad, y producto de ella, son capaces de generar un magnetismo, que se siente y brota en cada una de sus creaciones. Si Calvi, ataviada a lo Marlene Dietrich, resulta exuberante por su teatralidad y dramatismo, Hope Sandoval seduce con su belleza infantil y su introspección inquietante.

En 2011, cuando edita su álbum debut, Anna Calvi llamó inmediatamente la atención de la crítica. Además contaba con dos padrinos de fuste como los veteranos Nick Cave y Brian Eno. Este último llegó a decir que la compositora inglesa era lo más extraordinario que había surgido en la escena musical desde la aparición de Patti Smith en los años 70. Guitarrista de excepción y dueña de una voz poderosa, Calvi produjo un primer disco en el que fue capaz de reunir influencias tan diversas como la filmografía de David Lynch, la música de Debussy y el melodrama vocal de Edith Piaf.

Por su parte, Hope Sandoval, quien surgió de la escena neo psicodélica de Los Ángeles en los años 80, se ha convertido en una poderosa influencia para una nueva generación de artistas jóvenes, entre ellos, el grupo Beach House y la popular intérprete de glam pop Lana del Rey. El inesperado éxito conseguido con el single Fade into you (1994) y sus posteriores colaboraciones con grupos como The Jesus and Mary Chain y Massive Attack, fueron más que suficiente para que Sandoval se convirtiera en una verdadera sacerdotisa del pop gótico.

Y este año, tanto Anna Calvi como Hope Sandoval, han estrenado nuevo material discográfico. La británica reaparece con One Breath y Sandoval vuelve a trabajar junto al guitarrista David Roback en el disco Seasons of your day, que resucita el proyecto Mazzy Star guardado en el congelador por casi 17 años.

El esperado segundo capítulo de Anna Calvi, reafirma el cúmulo de virtudes encontradas en su primer larga duración. Si bien no es tan directo y agudo como su disco debut, One Breath es una obra de pop con un perfil ambicioso y complejo, que permite descubrir una nueva dimensión de la compositora inglesa. Calvi inicia cada tema con una idea simple, un ritmo minimalista, para luego volar libremente hacia espacios fantásticos e insondables. La riqueza vocal de Calvi combina urgente y profundamente con acordes de guitarra que hablan un idioma que sólo Duane Eddy o Jimmy Hendrix podrían comprender. Calvi demuestra que es capaz de construir su propio universo, y que las odiosas comparaciones con PJ Harvey son simplemente injustas. La británica es, sin duda, una de las figuras femeninas a seguir en los próximos años.

Seasons Of Your Day, el cuarto disco de Sandoval como integrante de Mazzy Star, es igualmente un trabajo de construcción sólida, que evidencia una evolución desde el sonido hipnótico de sus primeros trabajos, hacia un espectro tonal más cercano al blues. La voz de Sandoval se siente real y sugestiva como siempre, pero con un fraseo más tonificado y visceral. El álbum encuentra sus puntos más altos en los surcos finales con temas como “Sparrow” y “Spoon” que evidencian fuertes influencias del sonido del folk británico de los 60.

En resumen, dos discos espléndidos, con voces femeninas, que con autoridad y libres de toda polémica, se instalan cómodamente entre los trabajos más destacados de lo que va del año. •••

Comparte este artículo:
  • Cargando