Revista Capital

Lluvia de hamburguesas

El empresario Juan Gabler no se queda quieto. Después de dedicarse al esquí, al arte, a la construcción y ahora a la gastronomía –con Cuerovaca y Cívico–, tiene una apuesta ambiciosa: lanzar una cadena de hamburgueserías de alta calidad. Tras evaluar la oferta existente en ese segmento, llegó a la conclusión de que faltaba un producto más sofisticado, sobre todo en cuanto a la carne utilizada.

“Vamos a usar los mismos proveedores de Cuerovaca, es decir, vacuno premium, lo más natural posible, sin hormonas ni cosas extrañas”, señala. Su plan de negocios es estrenar un primer local, en Vitacura, que va a funcionar como piloto, cerca de ocho meses. “Una vez que esté consolidado, abriremos otros dos. Entonces, pretendo invitar a una ronda de socios para expandirnos fuerte”.