Coffee Break

Secretos vaticanos

-
Asumiendo que se puede conocer a las personas a través de sus gustos culinarios, la española Eva Celada lanzó al mercado Los secretos de la cocina vaticana. Dice la autora que la idea le vino de la frase de santa Teresa de Avila, "hasta en los pucheros anda Dios" y que la investigación le tomó más de dos años y gran persistencia para sortear el secretismo con el que El Vaticano afronta todo lo doméstico.

A través de casi 300 páginas, en las que se va desgranando la vida cotidiana de los papas en las distintas épocas, sus hábitos alimenticios y el protocolo de sus comidas, el libro contiene muchas de curiosidades y sorpresas. Cuando Juan Pablo II, por ejemplo, asistió a la cena tras su coronación, dijo con humildad al ver el menú que no se deberían haber molestado y que hubiera bastado con pizza y pasta. El papa no era un gran gastrónomo y el acto de comer le gustaba por lo que tenía de encuentro. En privado siempre prefería la más sencilla comida polaca. Benedicto XVI, en cambio, es hijo de una cocinera profesional y es mucho más refinado en sus gustos. Le encantan los dulces y helados, aunque es prácticamente abstemio y por la noche solo se sirve una sopa de sémola. En su libro, la autora ofrece 160 recetas de uso común en la cocina vaticana, para la cual reivindica el invento de la cocción a baño maría, los huevos Benedict, la salsa verde, la salsa carmelita y el uso del queso mozzarella.

Comparte este artículo: