Coffee Break

¿Quién quiere ser presidente?

-

En la carrera por llegar a la Moneda los pudores y falsas modestias no son la tónica de los tiempos. La fiebre del 2009 está desatada y a nadie le parece que el cargo le quede grande. En el conglomerado de gobierno, el partido con más candidatos es el PPD, que en este tema no siente que el terremoto político que ha vivido en el último tiempo le pueda pasar la cuenta. Si bien los nombres de Sergio Bitar y Guido Girardi no están de moda por estos días, en política se olvida rápido y nadie puede darlos por muertos, así como tampoco a Fernando Flores, quien ha demostrado tener ganas y propuestas alternativas y que con su reciente renuncia al partido, puede levantar una candidatura independiente que tal vez le congregue mayores simpatías populares de las que ha sido capaz de levantar hasta ahora. También corre Nicolás Eyzaguirre, una carta interesante, siempre y cuando no se presente Lagos, ya que el propio Eyzaguirre ha dicho que no se va a enfrentar a su ex jefe.

Por el lado de la DC, Soledad Alvear es la mejor posicionada –más ahora que en las internas del partido logró un amplio triunfo–, pero Adolfo Zaldívar es gato de campo y no solo hay que medir su influencia respecto a la viabilidad de una candidatura propia, sino a lo que puede hacer para aguarle la fiesta a otros. Incluido el ex presidente Frei, que es la carta alternativa a Alvear de la DC para el 2009. Entre los diputados, Pablo Lorenzini es quien más abiertamente ha expresado sus aspiraciones presidenciales, aunque –reconociendo implícitamente que el horno para está para bollos- ha tenido un cierto pragmatismo al plantear que su candidatura sería para el 2014.Todos ellos se unen al siempre presente José Miguel Insulza, gran carta del PS, por mucho que Escalona explique que cuando en una entrevista proclamó a Insulza como candidato presidencial, buscaba destapar a los presidenciables ocultos de la Concertación y no perjudicar a Bachelet, adelantando una carrera que recién se va a correr en tres años.

En la Alianza, en tanto, las cosas no han cambiado mucho. sigue siendo por lejos el mejor plantado para el 2009, al menos según las encuestas, las que parecen indicar que su imagen no se resiente por las controversias en que se ha visto envuelto en el último tiempo. En la UDI, sin embargo, las cosas no están tan claras. Jacqueline van Rysselberghe no está dispuesta a deponer sus aspiraciones presidenciales y está claro que Longueira tampoco. Tal vez este sea el momento en que por primera vez en la tienda gremialista se vea correr algo de sangre, lo que antes de ser visto como algo negativo, podría ser una instancia de maduración política.

Comparte este artículo:

Síguenos en Facebook

x