Capital Legal

Harasic responde a críticas por su gestión: “No se puede hablar de desfinanciamiento”

-

En Pío Nono 1 se viven días agitados. La Escuela de Derecho de la Universidad de Chile está cada vez más revuelta y dividida entre los que critican la gestión de su decano, Davor Harasic, y entre quienes la respaldan. “Los estudiantes cometieron el error de, en vez de dialogar, tomarse la facultad. Esperamos que la toma termine y que conversemos los puntos que quieran resolver”, indicó Harasic a Capital.

Uno de los principales reclamos surgió en agosto, luego que se adoptara la medida de ampliar la matrícula para 2018 de 400 a 600 vacantes. “Como Universidad de Chile tenemos la obligación de aumentar las matriculas, es una cosa de educación pública,  de deber con el país”, indica. Y asegura, con tono molesto, que a pesar del “ruido” que ha generado esta decisión, “en la Facultad de Derecho nadie está relevantemente en contra del aumento de matrícula. Son sólo 200 estudiantes más, que evidentemente nos obliga a tomar una serie de medidas, y las tomaremos. Por supuesto que eso incluye cambios en infraestructura y contamos con apoyo de la rectoría. En las tardes no hay nadie en la facultad, es una infraestructura que está subocupada. Y tenemos reservados 3 mil metros en Vicuña Mackenna para seguir creciendo. No se ve el problema  de esta medida, salvo el aprovechamiento de algunas personas”.

Otra de las acusaciones que enfrenta, es que se habla de desfinanciamiento de la facultad. “No es así”, asegura. El miércoles 1 de noviembre comenzó a circular por las redes sociales una lista donde se detalla el aumento de sueldo de más de 60 profesores de la escuela que ingresaron con Harasic o que aumentaron su renta en ese período. “Cuando asumí la decanatura, asumimos que en vez de tener plata en fondos mutuos, lo que correspondía era fomentar la investigación y contratamos a 35 investigadores con doctorado de jornada completa. Eso no significa que esté desfinanciada la escuela, estamos invirtiendo en lo importante y nos van a llegar fondos por lo que esos estudios generen. ¡No se puede hablar de desfinanciamiento!”, insiste. Y agrega que “se ha cuestionado el tema de los sueldos, eso es lo que nos ha permitido estos cambios y avances. Sus salarios van de 2 a 5  millones de pesos, porque son personas de una tremenda capacidad y todos sus nombramientos los hicimos por concurso público. Y mi sueldo, que también ha sido cuestionado, es el mismo que fijó el decano anterior (Roberto Nahum)”.

Sobre los profesores críticos – Pablo Ruiz-Tagle, Miguel González y Álvaro Fuentealba escribieron una carta pública hace tres meses–, dice que “hay personas que desde el inicio está en contra de mi gestión y se aprovechan de este tipo de situaciones”.

“El incremento de matrículas genera problemas, por cierto. Donde habitan 5 ahora habitan 7, claro que hay que hacer modificaciones. Y se harán. Pero cuando se habla de manera despótica de ejercer el poder y poco democrática, no se entiende”, señala.

Con respeto al oficio que enviaron los tres diputados Jaime Bellolio (UDI), Pedro Browne (Ind) y Joaquín Godoy (Amplitud) solicitando información detallada sobre el estado financiero de la entidad, Harasic responde: “¿De qué partido son? ¿A qué universidad está asociado ese partido? A ellos les conviene que haya conflicto en mi facultad”.

Comparte este artículo:
  • Cargando