Capital Legal

Tres preguntas a Pablo Ruiz-Tagle

-

Profesor de Derecho Público de la Universidad de Chile

Ruiz-Tagle envió una carta abierta al decano Davor Harasic, criticando su decisión de ampliar los cupos de alumnos de pregrado en 200, lo que, según sus cálculos, alcanzaría en el proceso de 2018 una matrícula total de más de 600 estudiantes. “Podría afectar severamente la política de gratuidad para el próximo año”, dice.

-¿Cuál fue la reacción del decano tras la publicación de la carta la semana pasada?

-Ha demostrado una actitud evasiva. Envió una carta pública el 7 de agosto, donde no logró refutar los argumentos que presentamos. Sólo se ampara en la votación que obtuvo en el Consejo y en un supuesto respaldo masivo que tendría de la comunidad. Este respaldo pretende refrendarlo en un claustro de profesores que ha convocado para el 23 de agosto. En los hechos, una decisión estratégica de la envergadura de un aumento de matrícula de un 50%, el decano Harasic quiere zanjarla mediante el asambleísmo académico y no en el marco de la discusión del Plan de Desarrollo Institucional.

-Usted escribió su misiva junto a dos académicos más. ¿Tienen más apoyo?

-La mayoría con que dice contar el decano con respecto a esta medida no es tal. Diversos académicos nos han manifestado, en privado, su absoluto desacuerdo. El problema es que el ambiente de temor y obsecuencia que impera actualmente en la Facultad, impide que las posiciones de los académicos se confronten de manera honesta. En este nefasto esquema, el disenso no es apreciado como un valor sino como un riesgo.

-¿Qué cree que busca el decano a través de esta medida?

-Detrás del discurso del fortalecimiento de la educación pública, las verdaderas razones que explican esta medida se refieren a los serios problemas de administración y financiamiento que presenta la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Estos problemas son imputables exclusivamente al decanato del Sr. Harasic, quien ha incrementado de manera irresponsable los gastos de operación de la Facultad, fundamentalmente por concepto de remuneraciones. Por lo tanto, el crecimiento de la matrícula en 200 vacantes tiene por finalidad absorber el ingente pasivo que ha generado su temeraria y obcecada gestión durante estos dos años.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x